Un clásico del bacalao: Pimientos de piquillo rellenos de bacalao

Ingredientes:

  • Pimientos del piquillo (mínimo 2 por persona)
  • Bacalao (si está congelado, lo descongelamos). Puede ser: congelado, desmigado, fresco…
  • 2 Cebollas grandes
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Ajo
  • Queso rallado
  • 1 bote de tomate natural triturado
  • Vino blanco (medio vaso)

Elaboración:

Preparamos el bacalao, que quede bien sin espinas y sin piel. Y lo podemos hacer de varias formas: si está en rodajas lo cortamos y directamente se fríe o primero se puede hacer un poco a la plancha (ponemos un poco de aceite oliva virgen extra y lo añadimos sin salpimentar) y después lo desmenuzamos y reservamos.

El resultado es siempre el mismo: desmenuzarlo y reservarlo.

Pelamos y cortamos una de las cebollas y la cortamos en juliana (en tiras).

En esa misma sartén rehogamos la cebolla cortada en juliana, mejor que quede enterita, agregamos entonces el bacalao desmenuzado y salpimentamos al gusto.

El pescado es mejor que quede jugoso así que no lo hagáis mucho.

Dejamos enfriar, y rellenamos los pimientos.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Salsa de tomate:

Pelamos y picamos otra cebolla.

Calentamos un chorro de aceite de oliva virgen extra en la sartén y vamos a seguir este orden: doramos los ajos, pochamos la cebolla (picada), añadimos el tomate, el medio vaso de vino y la pimienta.

Dejamos hervir unos 10 minutos aproximadamente. Trituramos la mezcla.

Colocamos los pimientos rellenos en una fuente de horno y vertemos la salsa de tomate por encima, ponemos queso rallado y los introducimos al horno a 180ºC, durante 15 minutos (con calor arriba y abajo) para terminar su preparación.

 


Croquetas de gambas y merluza

Ingredientes:

  • 300 gr. de gambas
  • 500 gr. de merluza
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Perejil
  • Sal
  • 100 gr. harina
  • mantequilla
  • 500 ml. de leche entera
  • Nuez moscada en polvo
  • 2 huevos para rebozar
  • Pan rallado para rebozar
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceite para freír

Preparación:

Troceamos la merluza. Comprobamos que la merluza está perfecta, sin piel y sin espinas. Añadimos sal y por encima echamos un poco de nuez moscada. Y la desmigamos lo máximo posible. La reservamos.

Pelamos las gambas, reservamos los cuerpos y los picamos. Apartamos la piel y las cabezas que las vamos a usar ahora.

En una sartén (donde vamos a hacer todo), ponemos aceite de oliva virgen extra y echamos las cabezas y la piel de las gambas. Las pinchamos para que echen su jugo.

Cuando ya esté el juguillo, sacamos todos los restos para poder utilizar el caldo. Nos aseguramos de que no queda ni un resto de cabeza ni de piel. Podemos utilizar de ayuda un colador y luego volver a coger el jugo y devolverlo a la sartén.

Truco: La leche que vamos a incorporar en breve se puede echar fría, pero si es caliente espesa más rápido.

Ponemos la mantequilla a fuego lento y añades un poco de jugo a la sartén y removemos. Incorporamos un poco de perejil. Cuando se vaya haciendo vamos incorporando las gambas picadas y la merluza troceada, y lo cocinamos durante 3 minutillos, que estén tierno todo todavía. Echamos la harina. Lo mezclamos todo bien y poco a poco echamos la leche. Movemos y movemos hasta que espese. Y espolvoreamos un poco más de nuez moscada.

Sin parar de remover, dejamos que se cocine la mezcla durante otros 2 minutos. En el momento en que comience a hervir, la crema estará lista. Nos debe de quedar una pasta espesa pero cremosa.

La ponemos en un recipiente y dejamos la masa enfriar durante una noche (más o menos) y al día siguiente usamos la masa para dar forma a nuestras sabrosas y nutritivas croquetas de merluza y gambas.

Para hacer la forma:

Formar las croquetas con la mano o con dos cucharas y las pasamos por huevo y pan rallado (Puede ser pan rallado, mezclado con ajo en polvo y perejil opcional)

Freímos en abundante aceite caliente, de pocas en pocas, sólo unos segundos.

Y si hemos hecho muchas, lo mejor es congelarlas antes de freír.

 


Cepesca recibe el Premio Cluster Marítimo Español a la competitividad

La Confederación Española de Pesca recibió el Premio a la competitividad en la entrega de los Premios Cluster Marítimo Español 2017, el pasado 27 de noviembre.

Este reconocimiento se lo da el Cluster Marítimo Español a Cepesca por “los grandes esfuerzos realizados en España y en la Unión Europea por mejorar la competitividad de la flota española, mejorar las condiciones laborales de los tripulantes y la puesta en valor del sector y de los productos pesqueros españoles”.

El premio fue entregado por José Llorca, Presidente de Puertos del Estado, e Iñaki Arbulu,Director General del Grupo Arbulu, y fue recogido por Amador Suárez Villa, Presidente de CEPESCA.

Aquí os dejamos algunas fotos del encuentro, hechas por Alfonso Esteban (STB Estudio) y cedidas por el CME:


Entrante: Atún en manteca

Ingredientes:

  • 1 kg de atún en rodajas
  • 300 gr. de manteca de cerdo (o si lo vamos a preparar: compramos 750 gramos de tocino de cerdo y botes para poder guardarlo en la nevera)
  • 2 cabezas de ajos
  • 1 hoja de laurel
  • pimienta blanca y negra (mixta de varias también vale)
  • aceite de oliva virgen extra

Preparación de la manteca de cerdo:

Cogemos el tocino de cerdo y le quitamos la corteza y la troceamos muy finito. Ponemos en una olla un poco de agua y la ponemos a fuego lento. Cogemos los trocitos pequeños y los introducimos. Al final de la cocción, vas sacando el líquido amarrillento y es la manteca.  Luego tienes trozos, llamados chicharrones, que van a flotar en la parte de arriba, los sacamos y los volvemos a cocer para sacarles todo el partido. El líquido tiene que quedar marrón pero cuidado que no se queme. Lo vamos sacando poco a poco y lo dejamos enfriar en la nevera hasta que lo utilicemos. Como veis, se va poniendo en la nevera de color blanco.

Preparación del atún en manteca:

Cortamos el atún en trozos y aplastamos el ajo sin pelar. Reservamos.

Derretimos la manteca en una cacerola con aceite y luego añadimos agua. Cuando hierva introducimos los lomos de atún, los ajos pelados y aplastados, la hoja de laurel y la pimienta mixta. Tiene que quedar cubierto el atún con todo. Lo ponemos a fuego lento y dejamos que se haga (sabremos que está cuando los ajos estén tiernos y el atún hecho). Sacamos los ajos y la hoja de laurel y los quitamos.

Sacamos el atún y lo ponemos en la bandeja de horno (mejor con bordes) donde vayamos a dejar hacerse el atún en manteca. Cubrimos los trozos de atún con la manteca derretida por encima y lo dejamos enfriar. Se va a solidificar y se pondrá blanco. Cuando queramos, lo sacamos y servimos con pan.

Si la capa os queda por encima también es una bonita presentación.

¡Delicioso!

 


Bacalao con toque picante al horno

Ingredientes:

  •  500 gramos de lomos de bacalao
  •  150 ml de vino blanco
  •  3 o 4 dientes de ajo
  •  Dos guindillas
  •  Perejil
  •  Aceite de oliva virgen
  •  Sal
  •  Patatas

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 º y mientras vamos a preparar todo. Pelamos y cortamos el ajito en láminas. Picamos el perejil fresco y las guindillas por separado.

Pelamos y cortamos en trozos redondos y finitos la patata.

Echamos aceite de oliva virgen extra en una bandeja de horno e introducimos el bacalao. Lo dejamos unos diez minutos calentando.

Mientras, en una sartén freímos el ajito laminado, las guindillas y lo dejamos a fuego lento. Cuando ya estén dorados los apartamos del fuego.

Sacamos el bacalao del horno, lo abrimos o si está desmigado, repartimos el ajito y las guindillas por encima y añadimos el perejil picado y un poco de sal.

Vertemos vino blanco por toda la bandeja y lo volvemos a meter en el horno y dejamos que se siga haciendo durante 8 minutos más. Lo importante es que esté hecho pero que no se quede seco, si está algo crudo lo dejamos horneando más.

Lo sacamos y listo para servir.