Una noche de pesca en el buque de cerco Francisco y Caridad de Sanlúcar de Barrameda

    Categoría(s):

22 de agosto de 2017

19:23h  José Carlos Macías (técnico de la cofradía de pescadores de Sanlúcar) y yo llegamos al muelle del Puerto de Santa María. Hoy el buque de cerco Francisco y Caridad saldrá del Puerto en vez de Sanlúcar porque el caladero al que va a ir a pescar está más cerca.

Casi toda la tripulación del cerquero sanluqueño está a bordo esperándonos. Tiene 10 tripulantes. La media de edad está en torno a los 30 años. Abraham (27 años), nieto del Poma, es el patrón. Raúl (36), lleva 10 años pescando. Antes ha sido carpintero. Tiene el título de patrón local. Además de Abraham y Raúl, forman parte de la tripulación Iván, Jesús, Antonio, Nacho, Ismael Agustin, Juanma y Christian.

19:30h Abraham llega al barco, acompañado de un tripulante (que se ha quedado dormido) y de su cuñado el “Melón” – Manuel, que se dedica a las faenas de tierra.

El buque tiene 18,5 metros de eslora y consume entre 400 y 600 litros de gasóleo por noche. Tiene equipos de Simrad y Furuno abordo para la detección del pescado y las comunicaciones. Abraham está muy orgulloso de los modernos equipos que lleva a bordo. Ha realizado una importante inversión para tenerlos. El barco es el más nuevo que existe en Sanlúcar. Es miembro de Cepesca a través de la asociación Cerco-Pesca, que a su vez es miembro de FAAPE.

19:50h El buque se abastece de hielo suficiente para poder conservar el pescado adecuadamente abordo.

20:05h Salimos del Puerto. DEA (diario electrónico de abordo) y Caja Azul (sistema de seguimiento por satélite que permite al gobierno controlar en cada momento la posición de los buques de pesca españoles y si están pescando o no) activadas. El horario oficial de los cerqueros es de 19h hasta las 14h. Vamos a una velocidad de unos 10,5 nudos. Hoy vamos en dirección a Conil a pescar jureles. Mercadona le ha encargado 500 cajas (6kg/caja).

21:30h Enciende los equipos de detección de pescado (sonar y sonda).

22h Primera señal de pescado en el sonar. Deja el barco parado (1 nudo de velocidad por la corriente) y enciende los focos de arriba para atraer al pescado. De repente, la oscura noche se ve iluminada por los potentes focos de luz. El agua del mar se ve azul transparente.

22:10h Suelta el bote de luz, con Ivan (26) dentro. Ivan lleva 7 años con Abraham. Es su primo. Es un gran lucero. Las horas de soledad del lucero son impagables. Es una pieza clave en la tripulación.

22:29h El bote de luz echa el rezón. Estamos a 28 brazas de profundidad (unos 55 metros). El pescado se va concentrando debajo del barco. El lucero se pone en la proa del barco. Poco a poco, el barco va apagando las luces. A las 22:40h, todas las luces están apagadas. Solo las luces del lucero están encendidas. El sonar indica que la mancha es cada vez mayor.

22:49h Abraham da la orden para prepararse para calar. Hay una buena mancha.

22:52h Se echa el “chispo”, boya con luces de colores.

22:53h Se larga la red. El barco va rodeando al lucero. Las luces del lucero se van apagando poco a poco.

22:57h Arte fuera. Se recoge el chispo y se empieza a cerrar la red por abajo (con la maquinilla) y a recoger la red.

23:05h Las cabeceras de proa y popa están cerradas (la red por debajo está cerrada).

23:06h El patrón mete información en el DEA.

23:07h Preparan la grúa para recoger la red.

23:23h Empiezan a recoger la red con la grúa.

23:45h Entran los primeros jureles. Las escamas de los jureles brillan en el agua. La imagen es increíble. Millones de lucecitas resplandecientes en el mar.

00:15h La red está prácticamente recogida. La tripulación prepara las cajas / contenedores grandes con hielo para meter las capturas.

12:20h Abraham maneja una segunda grúa – maquinilla para recoger las capturas con el salabardo (Arte de pesca consistente en un saco o manga de red colocados en un aro de hierro con tres o cuatro cordeles que se atan a un cabo delgado, y que se emplea para sacar la pesca de las redes grandes). Se nota que el patrón tiene experiencia, a pesar de su juventud. Tal y como lo hace, parece sencillo, como si estuviera jugando con un videojuego. Pero no, no es sencillo. Comienzan a meter las capturas a bordo en las cajas con hielo. Mucho jurel. Suficiente para cubrir el pedido de Mercadona.

00:50h Un delfín se acerca silenciosamente al barco. Después de dar varias vueltas de reconocimiento, de repente, tras varios silbidos del animal, una manada de unos 10 – 12 delfines se acercan al barco dando saltos. Parecen alegres. Desde el buque los tripulantes les tiran unas alachas recién capturadas. Los delfines nadan alrededor del barco y se comen todas las piezas lanzadas desde el mismo. Como el agua está tan transparente, se ven perfectamente. Una imagen espectacular. Afortunadamente, no han intentado comer el pescado que está dentro de la red. Se han portado bien… (no ocurre así en otras ocasiones, sobre todo en el Mediterráneo, donde los delfines destrozan las redes de los cerqueros y se comen el pescado recién capturado, ocasionando graves perjuicios a los pescadores).

1h Las 10 cajas / contenedores ya están llenas. Hay que usar la bodega para seguir metiendo el pescado.

1:15h Se termina el primer lance. Resultado espectacular. 15 contenedores, sobretodo de jurel. Más de 3.000 kg.

1:35h El arte ya está “vestido” (preparado) para volver a pescar. El lucero vuelve al barco. Ponemos rumbo hacia fuera para ver si pescamos sardinas. Le gustaría pescar 166 cajas (996 kg), que es el cupo que se han auto-asignado. También lo quiere Mercadona, con el que tiene un contrato de abastecimiento. La tripulación está echando hielo al pescado mientras se busca la siguiente mancha.

1:54h Abraham detecta una mancha de sardinas. Para el barco y enciende las luces para ver si las atrae. Puede haber unas 100 cajas. Está lejos, a unos 300 m. Hay que tener paciencia y esperar que se acerquen.

2h El lucero se suelta del barco.

2:22h La sardina se resiste. Sigue lejos y a unas 35 brazas. El patrón va apagando poco a poco las luces. Está inquieto.

2:30h Se larga la red estando a 38-39 brazas de profundidad. Velocidad de unos 6 nudos para cercar al pescado. La mancha es grande, pero sigue abajo.

3:21h La señal en el sonar es más débil. Se teme que parte del pescado se haya podido escapar. No le gusta nada la situación.

Una noche de pesca en el buque de cerco Francisco y Caridad de Sanlúcar de Barrameda - CEPESCA - Confederación Española de Pesca3:23h Enciende las luces. La grúa tiene ya la boya en el barco. La tripulación se dirige a la popa para recoger el arte.
Las sardinas se ven nadando en el agua, dentro de la red. Las aves marinas saben que hay pescado. Ya están rondando el barco a la espera de poder comer.

3:35h Momento de tensión. Los corchos de babor y popa están hundidos. Algo ha pasado. La sardina se ha podido escapar. Tensa espera para ver el resultado del lance.

4h Un par de peces voladores se ven nadando dentro de la red. También se empiezan a ver las sardinas.

4:05h Los delfines y las aves marinas vuelven a acechar. El olor a sardinas les atrae.

Una noche de pesca en el buque de cerco Francisco y Caridad de Sanlúcar de Barrameda - CEPESCA - Confederación Española de Pesca4:23h Termina la subida del pescado. Unas 60 cajas de sardinas. Menos de lo esperado. Parte del pescado logró escaparse. El “agua sucia” (un agua espesa que hace que la red no filtre lo suficiente, provocando que se hunda) ha provocado que el corcho se hundiera y que el pescado se escapara.

4:30h La red ya está completamente dentro del buque.

4:35h José Carlos y yo nos vamos al catre a descansar. Antes, nos hemos zampado un bocata de jamón y pescado a la plancha cocinado por uno de los tripulantes.

7:06h Nos levantamos. Están recogiendo un tercer lance realizado a 46 brazas. Tras detectar una mancha importante, calaron el arte pero, una vez más, el “agua sucia” provocó que los corchos se hundieran y el pescado se escapara. ¡Qué faena!

7:30h Ponemos rumbo al Puerto de Santa María. Empieza a amanecer. La temperatura es muy agradable, con un vientecito fresco que viene muy bien.

Una noche de pesca en el buque de cerco Francisco y Caridad de Sanlúcar de Barrameda - CEPESCA - Confederación Española de PescaPor lo que parece, es el barco que más ha pescado de todos los que han salido esta noche. Nos informan de que los que han ido a Marruecos han pescado poco. Había niebla.

Es hora de clasificar el pescado en cajas de 6 kg. El jurel por un lado. La caballa, por otro. La sardina, por otro. La chova, por otro. La breca, por otro. Al igual que los tres o cuatro atunarros. Las cajas son estibadas en la bodega con su correspondiente hielo.

7:55h El sol se empieza a ver sobre Cádiz.

7:59h Del primer contenedor han salido 28 cajas de jureles, 2 de caballas y 1 de brecas.

9:10h Entramos en la bocana del puerto. La tripulación sigue clasificando el pescado en cajas de 6 kg durante un par de horas más. Se acerca un inspector del puerto que pide los datos de las capturas. El patrón le atiende amablemente y le facilita los datos. Previamente, ha enviado el parte de las capturas por el DEA.

Una noche de pesca en el buque de cerco Francisco y Caridad de Sanlúcar de Barrameda - CEPESCA - Confederación Española de Pesca10:50h Salimos del puerto con un maravilloso pescado que nos han regalado, dejando a la tripulación que terminen su trabajo. Al final, han pescado las 500 cajas de jurel, unas 70 de sardinas y un poco de variado (caballa, breca, etc.)

La experiencia ha sido maravillosa. Abraham y su tripulación se han portado muy bien. Nos han hecho pasar una noche estupenda, conociendo una táctica de pesca un poco diferente a la que he vivido en el cerco del Mediterráneo.

Una vez más, nos quedamos impresionados por el duro trabajo realizado por los tripulantes del buque de cerco Francisco y Caridad de Sanlúcar de Barrameda. No han parado en toda la noche. El esfuerzo físico es muy grande. Esta gente está hecha de otra madera. Son unos auténticos héroes. Y los ciudadanos deben conocerlo y reconocerlo.

15h Con el pescado que nos han regalado hemos hecho en casa una barbacoa que ha salido de lujo. Sardinas, caballas, jureles y brecas. Todas ellas sabrosas. Un chute de omega tres para el cuerpo. Las hemos tomado con manzanilla La Goya y fino Tradición. No se puede pedir más…

Paz y bien