EL SECTOR LAMENTA QUE SEA LA FLOTA EUROPEA LA QUE CARGUE CON LAS MEDIDAS DE RECUPERACIÓN DEL ATÚN PATUDO, AUNQUE SÓLO CAPTURE UN 30%

    Categoría(s): Nota de Prensa

  • Finalizada la 26 reunión ordinaria de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT)
  • La flota asume la reducción del TAC a 62.500 T. en 2020 y 61.500 T. en 2021, la limitación a 350 los FAD por buque en 2020 y a 300 en 2021, y la veda para este tipo de dispositivos agregadores de peces en el Atlántico
  • La flota de palangre de superficie podrá seguir pescando marrajo dientuso

Madrid, 26 de noviembre de 2019.- El sector pesquero lamenta el trato desigual entre los países que capturan atún patudo del Atlántico a la hora de asumir medidas para reducir la mortalidad de patudo juvenil, y considera que la flota de cerco europea, con sólo un 30% de las capturas, habrá de asumir grandes restricciones, frente a otras flotas, como las de palangre asiáticas, que aglutinan el 50% de las mismas. Así lo ha expresado Europêche, organización de la que forma parte la Confederación Española de Pesca (Cepesca).

La flota cerquera europea expresó, desde el inicio de la 26 reunión ordinaria de ICCAT, su compromiso para contribuir a la sostenibilidad de esta especie, de las empresas pesqueras, las tripulaciones y las comunidades costeras que dependen de ella, pero repartiendo de manera justa y equitativa el sacrificio que ello conlleva entre todas las artes, objetivo que a su juicio no ha conseguido la reunión ahora finalizada.

Aun así, la flota asumirá plenamente su parte de responsabilidad y, a pesar de los importantes impactos socioeconómicos, aceptará la reducción del TAC a 62.500 toneladas en 2020, que, en la práctica, supondrá una reducción del 21% para los cerqueros españoles, y 61.500 toneladas en 2021; la limitación del número de dispositivos agregadores de peces (FAD) por buque, que pasará de los  500 de la actualidad a 350 en 2020 y 300 en 2021, así como la extensión a toda el área atlántica de un período de veda de dos meses para la pesca con estos dispositivos en 2020 (1 de enero de 2020 a 28 de febrero de 2020) y tres meses en 2021 (1 de enero 2021 a 31 de marzo 2021). Por lo que se refiere al rabil, se establece un TAC de 110.000 toneladas para 2020 hasta la próxima evaluación del stock por parte del Comité Científico.

Tiburón marrajo dientuso

En relación con el tiburón marrajo dientuso, especie que captura la flota de palangre de superficie, ICCAT ha prorrogado las medidas adoptadas en 2017 y se ha acordado celebrar una reunión el próximo mes de julio para avanzar en la gestión de esta especie. Cepesca ve favorable esta medida ya que permitirá a los científicos seguir obteniendo datos para realizar las mejores evaluaciones y recuerda los esfuerzos de la flota española por aumentar el número de observadores, tanto físicos como electrónicos, y los límites de capturas establecidos por el gobierno español, que han permitido reducir en un 40% las capturas.

Según Javier Garat, presidente de Europêche, “los palangreros de la UE podrán seguir reteniendo a bordo ejemplares capturados y que llegan muertos al barco y limitar así los impactos socioeconómicos de la política de no retención que se proponía.  En cambio, los tiburones que lleguen vivos al costado del buque seguirán siendo devueltos al mar. Desafortunadamente, –apunta Garat–, no se pudo encontrar consenso sobre la adopción de medidas de gestión como un TAC, asunto que será abordado en una sesión de ICCAT en 2020 que estudiará todos los posibles escenarios de gestión presentados en el informe del Comité Científico”.

Tintorera

Por lo que respecta a la tintorera o tiburón azul del Atlántico Norte, ICCAT ha adoptado una recomendación fijando un TAC de 39.102 toneladas, de las cuales 32.578 corresponderán a la UE. Por lo que respecta a la tintorera del Atlántico Sur, se ha fijado un TAC de 28.923 toneladas, aún sin repartir.

Europêche considera positivas estas medidas ya que, como señaló antes de comenzar la reunión, se trata de una pesquería sostenible, pero que podría verse en riesgo de sobreexplotación ante la falta de medidas de control eficaces de aquellas flotas no comunitarias que han aumentado sus capturas en los últimos años.

Por último, Europêche lamenta la oposición y el veto de China y Japón a la recomendación de ICCAT sobre la conservación de los tiburones, que incluía la obligación de proporcionar más datos a los científicos y el desembarco de tiburones con las aletas adheridas al cuerpo, una obligación ya aplicada en la Unión Europea.

Según Javier Garat, “esta reunión de ICCAT ha traído buenas noticias, como consecuencia de aplicar el sentido común, para algunas pesquerías tales como la del marrajo dientuso, que permitirá a nuestra flota gallega de palangre de superficie seguir pescando, tras la prórroga de la recomendación de 2017. También consideramos positivo –añade Garat–, la fijación de cuotas para la tintorera, lo que asegurará la sostenibilidad de esta pesquería. Sin embargo, –continua Garat–, nuestra flota de cerco va a tener que asumir unos altos costes para contribuir, a mi juicio de manera muy desproporcionada, a la recuperación del patudo, frente a las flotas de palangre asiáticas que, de nuevo, capturando el 50% del stock, se mantienen al margen de todas estas medidas. Por último –finaliza Garat–, desde Cepesca valoramos la labor desarrollada durante estos días por los representantes de la Secretaría General de Pesca del MAPA en defensa de los intereses de nuestros pescadores”.