Category: Sin categoría


EL SECTOR PESQUERO ESPAÑOL Y ARGENTINO SE IMPLICAN EN LA PROTECCIÓN Y LA GESTIÓN SOSTENIBLE DE LOS RECURSOS MARINOS DEL ATLÁNTICO SUDOCCIDENTAL

By cepesca_es,
  • ANAMER Y CEPESCA firman hoy un acuerdo con la Organización para la Protección de los Recursos Pesqueros del Atlántico Sur (OPRAS) para frenar la pesca descontrolada

 

Madrid, 1 de junio de 2020.- La Asociación Nacional de Armadores de Buques Congeladores de Pesca de Merluza (ANAMER) y CEPESCA han firmado hoy un acuerdo marco de colaboración con la asociación argentina OPRAS (Organización para la Protección de los Recursos Pesqueros del Atlántico Sur) para potenciar una gestión sostenible y proteger los recursos marinos de las aguas internacionales de la zona FAO 41[1] de este océano. Esta área de aguas internacionales, que recorre toda la costa argentina y es adyacente a la Zona Exclusiva Económica de este país, está sometida actualmente a una enorme presión pesquera, y concentra una gran actividad de pesca ilegal por parte de flotas asiáticas, básicamente chinas, coreanas y taiwanesas al no existir en ella ningún tipo de regulación ni Organización Regional de Pesca que la gestione.

Con la firma de este acuerdo, ANAMER y CEPESCA se suman al colectivo de organizaciones no gubernamentales, empresas y productores del sector pesquero que se integran en OPRAS y que buscan mantener el equilibrio ambiental y la salud de los ecosistemas marinos del área como única fórmula para garantizar el futuro del caladero. OPRAS, que nació en 2018, firmó un acuerdo similar al ahora rubricado con ANAMER y CEPESCA, con la Cámara de Armadores e das industrias da Pesca de Itajai e Regiao de Brasil (SINDIPI), país también ribereño del Área FAO 41. Posteriormente, ambos organismos presentaron ante la ONU y la FAO su proyecto para establecer mecanismos de ordenamiento para aguas internacionales.

El proyecto de OPRAS, al que ahora se suman ANAMER y CEPESCA, tiene como objetivo asumir un mayor protagonismo y promover ante organismos y gobiernos la necesidad de empujar la aplicación en esta zona de los ordenamientos esenciales de gestión y conservación de las pesquerías en alta mar como fórmula para erradicar de ella tanto las prácticas abusivas como la actividad de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU).

En las aguas internacionales del área FAO 41, ricas en merluza y pota, vienen operando entre 22 y 26 buques de la flota española desde hace 37 años, desde 2008 sujetos a una normativa específica[2] de la Unión Europea que contempla, entre otras medidas, la necesidad de obtener un permiso especial de pesca, embarcar a observadores a bordo o la prohibición de pesca en las zonas declaradas como ecosistemas marinos vulnerables, tras un exhaustivo cartografiado del fondo marino realizado por el Instituto Español de Oceanografía antes de la entrada en vigor del reglamento.

 El acuerdo firmado entre ambas organizaciones implica, entre otros objetivos, la creación de una comisión técnica para la conservación y sostenibilidad de los recursos de la alta mar en el Atlántico Sudoccidental, así como promover un régimen de explotación sostenible en ella, fomentando conductas de explotación que respeten la pesca responsable, la sostenibilidad de los recursos, la protección de los ecosistemas, la biodiversidad y el equilibrio ambiental.

Igualmente, el acuerdo firmado también apunta la implantación y reconocimiento internacional de un área de pesca regulada y delimitado como ecosistema marino regulado en el Atlántico Sudoccidental, sin que su extensión afecte a aquellos espacios marítimos susceptibles de disputas o controversias relativas a cuestiones pendientes de jurisdicción o de soberanía o que se encuentren en el ámbito de tratados u organizaciones regionales de pesca ya existentes.

Por último, el acuerdo alienta a promover que otras organizaciones de la industria pesquera mundial se adhieran a los principios de este acuerdo y a comprometerse con sus objetivos.

El acuerdo ha sido firmado por Juan Manuel Liria, presidente de ANAMER y de CEPESCA, tras el reciente fallecimiento de Amador Suárez y por Alan Mackern, presidente de OPRAS. Así mismo, en la videoconferencia donde se ha formalizado el acuerdo, han participado por parte española Edelmiro Ulloa, director gerente de Anamer, Javier Garat, secretario general de Cepesca, y otros representantes del sector. Por parte de OPRAS han participado Juan Redini, Celestino Negueruela, Eduardo Pucci y Gustavo Rachid, vicepresidente, secretario, director ejecutivo y responsable de comunicación, respectivamente.

Según Juan Manuel Liria, “para el sector pesquero español y por extensión para la Unión Europea, es vital formar parte y empujar iniciativas como ésta, ya que tenemos el convencimiento de que sólo una actividad pesquera sostenible puede asegurar su futuro y ello pasa, inexorablemente, por erradicar las prácticas abusivas y cualquier tipo de pesca ilegal. Además –añade Liria–, con la firma de este acuerdo rendimos tributo a Amador Suárez, impulsor de la alianza que hoy rubricamos y firme defensor de esta visión de la actividad pesquera”.

Por su parte, Alan Mackern, ha manifestado, “hoy OPRAS, ANAMER y CEPESCA suscriben un importante acuerdo, ratificando el compromiso de nuestras organizaciones para alcanzar un ordenamiento y necesaria gobernanza en la explotación de los recursos de alta mar en el Atlántico Sudoccidental. Sosteniendo principios de legalidad, racionalidad y sostenibilidad para el desarrollo de la pesca legítima de la industria, de sus empresas y miembros asociados; trazando el camino que se debe seguir en una región de alta mar que carece de regulaciones y que presenta riesgos ciertos de depredación por el irracional abuso de supuestas libertades que exceden las normas internacionales”.

 

 

Sobre CEPESCA

Cepesca, organización empresarial nacional más representativa de la Unión Europea, agrupa a 36 asociaciones de armadores de buques de pesca tanto de bajura como de altura, con 725 empresas pesqueras, 781 buques, cerca de 10.000 tripulantes y un tonelaje de arqueo de 305.395,93 GTs. Entre sus objetivos, persigue mejorar la competitividad de las empresas pesqueras, apostar por la formación de las tripulaciones y el relevo generacional, promover el desarrollo de una pesca responsable y sostenible y luchar contra la pesca ilegal.

 

Sobre ANAMER

ANAMER, es una asociación de ámbito nacional, con sede en Vigo, que representa a los armadores de buques congeladores españoles dedicados principalmente a la pesca de merluza, cefalópodos (pota y calamar), gallineta, fletán negro y otras especies. Dentro de esta asociación se encuentran los buques de mayor porte y de tecnología más avanzada de toda la flota pesquera española. La duración media de las mareas realizadas por estos barcos es de cinco meses. En la actualidad cuenta con 34 buques. Forma parte de ARVI y de Cepesca.

 

Sobre OPRAS

OPRAS, Organización para la Protección de los Recursos del Atlántico Sudoccidental, es una asociación civil, sin fines de lucro, constituida en el año 2018 de acuerdo con las normas de la República Argentina, con la finalidad de gestionar, promover e impulsar el ordenamiento pesquero en aguas internacionales, conforme al derecho internacional, siendo a la vez meta de su gestión y un objetivo irrenunciable de sus acciones, en defensa de la industria, de la pesca sustentable, de la legalidad, la transparencia y la responsabilidad en la explotación de los recursos en todos los espacios marítimos.

[1] http://www.fao.org/fishery/area/Area41/en

[2] Reglamento (CE) n.o 734/2008 del Consejo, de 15 de julio de 2008, sobre la protección de los ecosistemas marinos vulnerables de alta mar frente a los efectos adversos de la utilización de artes de fondo (DO L 201 de 30.7.2008, pp. 8-13)

EL SECTOR PESQUERO EUROPEO PERPLEJO ANTE EL TRATAMIENTO QUE LA COMISIÓN EUROPEA HACE DE LA PESCA EN SU ESTRATEGIA DE BIODIVERSIDAD PRESENTADA HOY

By cepesca_es,
  • El sector cree que la propuesta convierte al mar en un parque temático de ocio y de extracción de energía y condena a los europeos a depender de productos pesqueros de terceros países para su alimentación

 

Madrid, 20 de mayo de 2020.- El sector pesquero europeo ha mostrado perplejidad ante el tratamiento que la Comisión Europea (CE) hace de la actividad pesquera en la propuesta hecha hoy para el desarrollo de una estrategia de Biodiversidad de Europa. El sector, representado por la asociación Europêche, a la que pertenece la patronal española CEPESCA, cree que la estrategia planteada reduciría drásticamente la productividad de la industria pesquera del Viejo Continente y condenaría a Europa a incrementar notablemente las importaciones de productos pesqueros de terceros países, alejados de los estándares ambientales y sociales europeos, para alimentar a los ciudadanos de la UE, lo que a su juicio, además de una paradoja, resulta incomprensible.

El sector pesquero europeo cree que la estrategia presentada por la CE convierte a los mares en parques temáticos de ocio y de extracción de energía sin tener tampoco en cuenta el impacto ambiental de estas actividades en las poblaciones y los ecosistemas marinos. Además, considera que la propuesta es discriminatoria y socava la viabilidad del sector pesquero europeo, al mermar su productividad y su capacidad para seguir invirtiendo en políticas de mejoras socio laborales de sus trabajadores y medioambientales, factores estos últimos, despreciados por la propuesta ahora presentada.

El sector recuerda a la CE que los productos pesqueros europeos son reconocidos por su seguridad, alta calidad, así como por su producción bajo un sistema de gestión bien desarrollado y efectivo, y que los buques de la UE están sujetos a una ingente normativa, tanto europea como nacional, que garantizar una actividad responsable y sostenible.

Con el objetivo de revertir la crisis que atraviesa el entorno natural, la CE propone a la UE aumentar la cobertura de las áreas marinas protegidas (AMP) del 10% al 30%, incluida una zona de no captura del 10%, mantener o reducir la mortalidad por pesca a niveles de Rendimiento Máximo Sostenible (RMS) e incrementar el número de parques eólicos marinos, incluso en áreas vulnerables, aduciendo su beneficio para Europa.

Ante estas grandes líneas estratégicas, el sector pesquero lamenta que esta estrategia no tenga en cuenta las enormes mejoras acaecidas en las poblaciones de peces de la UE. De hecho, y según los últimos datos científicos, en sólo 10 años se ha duplicado el número de ejemplares en el Atlántico nororiental y la sobrepesca en la UE está en su punto más bajo de todos los tiempos. Además, recuerda el sector a la CE, que casi el 100% de los desembarques de las poblaciones reguladas por la UE en esa zona provienen de capturas bajo niveles de RMS.

El sector también lamenta que la estrategia no tenga en cuenta que la pesca es la industria alimentaria con menor huella de carbono ya que los productos pesqueros salvajes no requieren alimentación artificial, ni suministro de agua, antibióticos o pesticidas. Además, argumenta el sector, la CE no incluye en sus consideraciones a otras industrias, tales como las marítimas, petróleo, gas, dragados o transporte marítimo, con unas huellas de carbono mucho más acusadas, y capaces de provocar desplazamientos de poblaciones marinas.

Sin medir las consecuencias socioeconómicas

El sector pesquero europeo también lamenta que la estrategia de Biodiversidad presentada por la CE eluda sus consecuencias socioeconómicas y exige a Europa que todas las medidas de conservación propuestas, tales como el establecimiento de AMP, se desarrollen en estrecha colaboración con el sector, teniendo en cuenta los enormes costes que supondrían, tanto desde el punto de vista social como económico, para los ciudadanos europeos.

A este respecto, el sector argumenta que cuando la CE menciona los beneficios económicos y la creación de puestos de trabajo que pueden generar las AMP en entornos como el turismo, la energía o el ocio, no tiene en cuenta el impacto negativo de estas actividades en la biodiversidad ni, en el caso del turismo, el futuro incierto de esta industria debido a la pandemia COVID-19.

Ante este planteamiento, el sector pesquero recuerda a la CE que en 2030 la población mundial será de más de 8.500 millones de personas a las que habrá que alimentar con productos de calidad y saludables, y le aconseja enfocarse en cómo producir más productos pesqueros de manera sostenible en lugar de cerrar zonas de pesca en las que obtenerlos. Igualmente, y ante las perturbaciones comerciales creadas por COVID-19, el sector cree que una estrategia como la presentada por la CE pone en riesgo a Europa de incrementar su dependencia de suministro de pescado de países terceros, muy alejados en numerosas ocasiones de los estándares europeos en materia ambiental, social y de seguridad.

El sector también rechaza la propuesta de la CE de eliminar gradualmente la pesca de arrastre de fondo al ser, argumenta, uno de las artes más comunes, certificadas, reguladas e investigadas en Europa. Según el sector, la pesca de arrastre de fondo es la única forma viable de pescar determinadas especies clave que se capturan con niveles de RSM.

Según el español Javier Garat, presidente de Europêche y secretario general de Cepesca, “cerrar el océano a la pesca entra en conflicto con Objetivos fundamentales de Desarrollo Sostenible, tales como aumentar la seguridad alimentaria y reducir la pobreza. Es sorprendente leer en esta propuesta –argumenta Garat –, la priorización de los parques eólicos, retomando así el objetivo obsoleto de transformar nuestros mares en el nuevo motor energético europeo”.

“La CE –añade Garat–, elude el trabajo realizado por el sector para la recuperación de las poblaciones y la biodiversidad, la mitigación de los impactos ambientales y la reducción de las emisiones de efecto invernadero y es inadmisible. Europa necesita –subraya Garat– una estrategia medioambiental real con objetivos proporcionados, racionales y alcanzables donde todas las industrias sean tratadas en pie de igualdad y no una propuesta infundada basada en estereotipos. Por lo tanto, –concluye Garat–, pedimos al Parlamento Europeo y a los Estados miembros que detengan este despropósito y envíen la propuesta de vuelta a la Comisión para su revisión completa. Si no se modifica esta estrategia el Comisario no cumplirá con su promesa de no destacar ninguno de los pilares de la sostenibilidad – social, económica y ambiental – durante su mandato”.

RECHAZA PROPUESTA DEL GOBIERNO DE LIMITAR AL PERIODO DE ALARMA LAS AYUDAS A PARADAS TEMPORALES Y DESCONTAR DE ELLAS GASTOS DE SS DE EMPRESAS CON ERTES

By cepesca_es,
  • COMITÉ DE CRISIS SECTOR PESQUERO ANTE IMPACTO COVID-19

 

Madrid, 23 de abril de 2020.- La Confederación Española de Pesca (CEPESCA) no comparte los criterios del Gobierno que limitan las ayudas a paradas temporales de la flota únicamente al periodo de alarma (del 16 de marzo al 10 de mayo previsto), ni que el Ejecutivo tenga intención de descontar de ellas las cuantías exoneradas a las empresas de los pagos a la Seguridad Social de los tripulantes de aquellos buques que se hayan acogido a un ERTE por causas de fuerza mayor. Así lo manifestó ayer Cepesca a la secretaria general de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Alicia Villauriz, durante la videoconferencia convocada por el Ministerio para informar al sector sobre la articulación de las ayudas concedidas por Europa.

Durante la reunión, Cepesca recordó al Gobierno que el Reglamento europeo aprobado, al que han contribuido de manera decisiva para su creación, tanto la propia CEPESCA como la patronal europea Europêche, permite que estas ayudan se extiendan hasta el 31 de diciembre próximo. Por ello, el sector español no ve razonable esta limitación y solicitó al Ejecutivo ampliar el período hasta final del año y le recordó que el objetivo de los fondos europeos es, además de ayudar “de verdad” al sector, evitar la desaparición de empresas y puestos de trabajo una vez se supere la actual crisis.

 

Según manifestó Cepesca, para definir el periodo de aplicación de las ayudas, el Gobierno debería de tener en cuenta la crisis económica sin precedentes que se avecina con altas tasas de paro, lo que provocará que el mercado tarde muchos meses en recuperarse. En este sentido, apuntó Cepesca, la demanda y el consumo de pescados y mariscos tardará en ajustarse porque el canal HORECA, el turismo y el propio consumo doméstico también tardarán en volver a la normalidad y a disponer de capacidad para absorber la oferta de productos pesqueros. Según Cepesca, es muy preocupante el impacto en los precios en primera venta que puede tener la vuelta a la actividad de toda la flota de bajura que, de acuerdo con la patronal, pueden hundirse, como ya está ocurriendo con la anchoa en el Cantábrico.

Así mismo, recordó que hay flotas, como la marisquera congeladora de Huelva o la de palangre de superficie gallega, que llevan varias semanas sin apenas vender sus capturas, almacenándolas en frigoríficos, ante la escasa demanda de estos productos y que no se descarta que en las próximas semanas se vean obligados a parar su actividad si la situación del mercado sigue tan desastrosa.

 

No mezclar las cuestiones laborales con los fondos estructurales

Durante la reunión, Cepesca también manifestó su desacuerdo con la intención del Gobierno de descontar de estas ayudas las cuantías exoneradas a las empresas de los costes de la Seguridad Social de los tripulantes de aquellos buques que se hayan acogido a ERTES por causas de fuerza mayor. Según el criterio del sector, no considera procedente mezclar las cuestiones laborales con los fondos estructurales, ya que, según expresó en la reunión, la cantidad de las ayudas que recibiría un buque sería, en ese caso, ridícula. En este sentido, Cepesca expuso a la secretaria general ejemplos reales de buques cerqueros, arrastreros y de artes menores que, con la aplicación de la norma tal como propone el Gobierno, recibirían ayudas que, en algunos casos, no superarían los 800 euros por empresa y mes.

A juicio de Cepesca, se trata de cantidades que no cubrirían ni siquiera los gastos fijos, tales como las cuotas de autónomos, impuestos, seguros del barco y de responsabilidad civil, alquiler de almacenes o servicios de prevención de riesgos laborales.

En la reunión, Cepesca también solicitó la realización de una campaña de promoción de consumo de pescado, coordinada con las CCAA y con la Comisión Europea, así como ayudas de minimis a aquellas flotas que siguen pescando y como mecanismo para tratar de compensar la reducción de ingresos durante las últimas semanas que ha llevado a muchos buques a faenar con pérdidas. El sector también volvió a solicitar autorización para poder adquirir test de detección y material necesario para garantizar la salud de las tripulaciones y pidió su intermediación para poder realizar los relevos de las tripulaciones en terceros países, uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la flota de gran altura en estos momentos. Por último, pidió a la SGP la realización de un estudio riguroso para conocer el impacto de la COVID-19 en la reducción del esfuerzo pesquero por parte de los arrastreros en el Mediterráneo.

 

Podcast: “No se puede descargar la responsabilidad en las empresas y los armadores”

By cepesca_es,

 

El presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (FAAPE), Pedro Maza, explica en ‘Hoy por Hoy – La Janda’ Cadena SER la situación en la que se encuentra el sector pesquero ante la pandemia del COVID-19 y expresa su malestar ante las medidas de imposible cumpliendo marcadas por el Gobierno, así como la necesidad de que el sector pueda acogerse a ERTEs, tal y como hemos solicitado al Gobierno Cepesca y la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores.

EL SECTOR PESQUERO ESPAÑOL SOLICITA AL GOBIERNO COHERENCIA EN LA NEGOCIACIÓN DEL ACUERDO POST-BREXIT

By cepesca_es,
  • Considera que defender los intereses del sector pasa por asegurar primero el acceso de la flota a las aguas del RU y en segundo lugar el recíproco a los mercados
  • Javier Garat, secretario general de Cepesca, “si el objetivo de España es garantizar los derechos de las empresas nacionales, el acceso de la flota española a las aguas del Reino Unido debe tener una consideración prioritaria. Por ello, confiamos en que al final de la negociación no se utilice a la pesca como moneda de cambio, como ha ocurrido en ocasiones anteriores.”

Madrid, 3 de marzo de 2020.- La patronal del sector pesquero español, CEPESCA, ha solicitado al Gobierno de Pedro Sánchez coherencia y coordinación en la postura que mantendrá nuestro país en la Unión Europea (UE) ante el inicio de la negociación con el Reino Unido. El sector pesquero demanda al ejecutivo una correcta defensa de sus intereses, que pasa, prioritariamente, por asegurar el acceso de la flota española a las aguas del RU y, en segundo lugar, mantener el acceso recíproco a los mercados.

Cepesca, que expresa esta solicitud una semana después de que el Consejo de Asuntos Generales de la UE aprobase el mandado de negociación del Brexit, se alinea así con la postura que mantiene la European Fisheries Alliance (EUFA), de la que forman parte las organizaciones empresariales pesqueras de nueve países comunitarios. Precisamente, Gerard van Balsfoort, presidente de EUFA, ya ha transmitido de forma inequívoca a Michel Barnier, negociador de la UE, los dos vectores fundamentales para el sector pesquero en la negociación, reconociendo este último claramente la importancia que tiene para los 27 el acceso a esas aguas. Barnier también considera este punto como una de las bases de la construcción de una relación beneficiosa para ambas partes en el futuro.

Conviene recordar que la flota española captura anualmente alrededor de 9.000 toneladas de pescado, principalmente merluza, gallo y rape, en las aguas del Reino Unido, por un valor de alrededor de 27 millones de euros. Esta misma flota captura en total, en las aguas del Atlántico Nordeste, tanto del RU como de otros países de la UE, 29.000 toneladas por un valor de más de 121 millones de euros.

Aunque estas capturas suponen tan solo en torno al 1% del total de las capturas de la flota española -muy lejos, por ejemplo, del 60% que suponen para Suecia-, sí son fundamentales para armadores que se concentran en Vigo, Celeiro, Burela, Coruña, Ondárroa y Santander.

Actualmente, los 88 barcos de bandera española que tienen la posibilidad de pescar en caladeros del Reino Unido dan empleo a 2.150 tripulantes y generan alrededor de 10.750 puestos de trabajos indirectos. Estos buques son en su mayoría de palangre de fondo (54) y el resto de arrastre de fondo (28) y de volanta (6).

También faenan en caladeros del Reino Unido 55 barcos de capital español pertenecientes a la EU27 (Francia, Irlanda, Bélgica y Alemania). Existen, así mismo, 28 barcos de capital español con bandera del Reino Unido, que saldrán de la UE.

Respecto al capítulo comercial, cabe destacar que España importó de Reino Unido una media anual de 43.000 toneladas de productos pesqueros por valor de 246 millones de euros, y con una tendencia positiva. De este total de importaciones los pescados, mariscos frescos y congelados representan más del 96%.

Por otro lado, en los últimos años nuestro país exportó a Reino Unido una media anual de 21.000 toneladas de pescado y productos de la pesca, valoradas en 95 millones de euros, tendencia que registró un descenso en 2018, año en que se exportaron a Reino Unido 15.000 toneladas en total, valoradas en 79 millones de euros.

Según el secretario general de Cepesca, Javier Garat, “si el objetivo de España es garantizar los derechos de las empresas nacionales, el acceso de la flota española a las aguas del Reino Unido debe tener una consideración prioritaria. Por ello, confiamos en que al final de la negociación no se utilice a la pesca como moneda de cambio, como ha ocurrido en ocasiones anteriores”.

Según el presidente de la Asociación Nacional de Armadores de Buques de Pesca de Bacalao (Agarba) y portavoz de Cepesca en EUFA, Iván López Van deer Veen, “la flota pesquera española, pero también la sueca, la holandesa, francesa, irlandesa, belga, alemana o la danesa se juegan mucho en las negociaciones entre la UE y el Reino Unido y hay que tener en cuenta que, en el momento actual, cualquier ganancia adicional que persiga el Reino Unido, implicará una pérdida para los veintisiete. Tampoco podemos olvidar, -añade López–, que son muchos los barcos y las familias que están pescando desde el siglo XIII en aguas del Reino Unido y que, por otra parte, siempre fueron aguas internacionales hasta la adhesión del Reino Unido a la UE”.

IVÁN LÓPEZ VAN DER VEEN, MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA DE CEPESCA, ELEGIDO PRESIDENTE DEL CONSEJO CONSULTIVO DE LARGA DISTANCIA

By cepesca_es,

En la reunión celebrada en Lisboa en la que el LDAC ha renovado su ejecutiva

  • Juan Manuel Liria, presidente de la Asociación Nacional de Buques Congeladores de Pesca de Merluza (ANAMER) y vicepresidente primero de Cepesca, ocupará la vicepresidencia segunda

Madrid, 1 de junio de 2016.- Iván López Van Der Veen, miembro del Comité Ejecutivo de la Confederación Española de Pesca (CEPESCA), ha sido elegido por unanimidad presidente del Consejo Consultivo de la Flota Comunitaria de Larga Distancia (LDAC), en la reunión celebrada esta semana en Lisboa en la que se han renovado los cargos ejecutivos de este órgano.

Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Libre de Bruselas, Iván López es presidente de la Asociación Nacional de Buques de Pesca de Bacalao (AGARBA) y director general de Pesquera Ancora, además de miembro del Consejo Rector de la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo (ARVI).

El nombramiento de López como nuevo presidente del LDAC reconoce su importante labor como miembro, desde octubre de 2015, del Grupo de Trabajo 2 (GT2) del LDAC, que aborda las cuestiones relativas a las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP) y los acuerdos del Atlántico Norte.

Según Iván López, “la flota comunitaria es reconocida mundialmente por su compromiso con la sostenibilidad, tanto medioambiental como socio-económica, de la actividad pesquera; el respeto a la normativa internacional; y la aplicación de la tecnología a la gestión más eficiente de las pesquerías”. “Nuestro modelo de buenas prácticas” -prosigue López- “es un referente que debemos seguir promoviendo, especialmente en la actividad pesquera de larga distancia donde, lamentablemente, todavía hay flotas que no respetan el Código de Conducta de la FAO e, incluso, pasan por alto los derechos humanos más básicos”.

Por su parte, Juan Manuel Liria Franch, presidente de la Asociación Nacional de Buques Congeladores de Pesca de Merluza (ANAMER) y vicepresidente primero de Cepesca, ocupará la vicepresidencia segunda del LDAC. Asimismo, Manuel Liria y Javier Garat, secretario general de Cepesca, han sido elegidos miembros del Comité Ejecutivo.

Para Javier Garat, “la elección de Iván López como presidente del LDAC es muy importante para la flota de larga distancia española. Los miembros del LDAC han valorado positivamente sus cualidades profesionales y su capacidad de trabajo y liderazgo. Cepesca está orgullosa de este nombramiento y estamos convencidos de que hará un gran trabajo.”.

Constituido en mayo de 2007, el LDAC es un órgano representativo de las partes interesadas que engloba a organizaciones del sector pesquero (extractivo, transformador y comercializador, sindicatos, etc.) y la sociedad civil (ONG medioambientales y asociaciones de consumidores, entre otras). Está compuesto por más de 50 miembros de 12 estados costeros de la Unión Europea y es reconocido como una organización con un fin de interés europeo, en el Reglamento (UE) 1380/2013 de la Política Pesquera Común.

Su misión es asesorar a las instituciones europeas (Comisión, Parlamento y Consejo) y estados miembros sobre cuestiones relativas a los acuerdos de pesca con terceros países, las relaciones con las ORP en las que la UE es parte contratante o en aguas internacionales donde opera la flota comunitaria, así como sobre las relaciones comerciales y el mercado internacional de productos pesqueros. El LDAC está organizado en cinco grupos de trabajo que tratan asuntos como los stocks de grandes migradores y sus ORP (GT1), ORP y acuerdos del Atlántico Norte (GT2), el resto de ORP y aguas de alta mar no cubiertas por ORP (GT3), las relaciones bilaterales con terceros países (GT4) y temas horizontales (GT5).